jueves, 10 de noviembre de 2011

No basta con estar en contra


Floor
Paul Ernesto Floor en la Facultad de Economía de la UNAM.
Foto: Andro Aguilar


Uno de los líderes del movimiento estudiantil chileno analiza la indignación mundial y asegura que esos movimientos deben nutrirse con propuestas

Andro Aguilar

Ciudad de México (28 octubre 2011).- A los movimientos de indignados en el mundo les falta nutrirse de propuestas, considera Paul Ernesto Floor Pilquil, secretario de relaciones internacionales de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), organización que desde hace cinco meses mantiene un paro en las universidades chilenas para exigir la gratuidad de la educación.

"Los indignados en el mundo deben encontrar una propuesta alternativa al capitalismo y eso creo que es lo que les falta al movimiento mundial de protesta", señala en su visita a México.

Floor destaca en entrevista con Enfoque la importancia de la movilización juvenil y la necesidad de que ésta se sustente en contenidos que canalicen esa energía.

"Tener un programa propio, sin miedo a equivocarse, es una de las cosas fundamentales que debe tener la juventud", afirma, "no basta con decir que estamos en contra de algo, sino que tenemos que consolidar una propuesta para el desarrollo de nuestros países".

Estudiante de ingeniería de aviación en Universidad Técnica Federico Santa María FEUSAM, Floor destaca que en Chile las propuestas alternas que han contenido los planteamientos más rígidos que pudiera hacer el gobierno de su país.

El sudamericano indica que al igual que otras protestas en el mundo, las nuevas tecnologías han sido fundamentales para expandir sus demandas, que ha llevado por lo menos 10 años de proceso.

"Ocupamos la tecnología sustentados en la organización tradicional", dice.

Actualmente las negociaciones entre el gobierno de Sebastián Piñera y los estudiantes se mantienen estancadas, lo que Floor atribuye a la cerrazón del mandatario.

Los estudiantes agrupados en la Confech protestan contra el sistema educativo heredado de la dictadura de Augusto Pinochet, que disminuyó el aporte público a la educación y fomentó la inclusión de la iniciativa privada. Actualmente el gobierno federal destina el 0.3 de su PIB a este ramo.

En movilizaciones multitudinarias, los jóvenes chilenos exigen modificar el sistema educativo que causa que sólo el 40 por ciento de los alumnos de nivel básico asista a escuelas gratuitas, y que la única forma de acceder al nivel universitario sea a través de créditos bancarios avalados por el Estado.

En su movilización, los estudiantes consiguieron ya discutir con los legisladores en el Congreso.

"Debatimos acerca de la educación que queríamos, logramos que se televisara y la gente vio que hoy en día el movimiento estudiantil había ganado la lucha de las ideas", afirma Floor.

El movimiento estudiantil chileno que exige la gratuidad en educación cuenta con el apoyo del 90 por ciento de la población.

"Lo que hemos hecho es impresionante, y estamos muy orgullosos de que responda a un proceso de organización colectiva" comenta, "hemos logrado que la gente crea en la movilización como forma democrática de manifestación y de hacer cambio". Pero enfatiza, deben seguir trabajando.

El estudiante señala la identificación que su movimiento tiene con los jóvenes que exigen un cambio en un sistema económico que, afirma, no ha podido sostener los derechos de la población.

"Nos reconocemos con la juventud que está planteando un cambio en el mundo", declara.

Floor Pilquil evade las preguntas sobre los movimientos sociales que se desarrollan en México y apenas comenta que la movilización no necesariamente tiene que surgir de los estudiantes, como en su país, sino que otros sectores, de trabajadores, indígenas o cualquier otro sector, podrían plantear los cambios; incluso considera posible que exista una organización en formación que no haya salido a la luz a través de los medios de comunicación.

"Las crisis aceleran los procesos de movilización. Lo importante es que los pillen preparados con una buena organización", recomienda.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Paul Floor: “Todo Chile sabe que hay que cambiar”

PAUL FLOOR PILQUIL, Foto: Página 12Por: Adrián Pérez, Página 12

Después de participar en el XVI Congreso Latinoamericano y Caribeño de Estudiantes de Montevideo, Paul Floor Pilquil, secretario de Relaciones Internacionales de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), destaca el perfil regional de la protesta. “Nos enmarcamos en la lucha que el movimiento estudiantil viene dando desde la Reforma del ’18, también en la pelea que los estudiantes están dando en Puerto Rico o Colombia”, advierte en diálogo con Página/12. Los estudiantes chilenos en Buenos Aires marcharán hoy a partir de las 17, junto a la Federación Universitaria de Buenos Aires, desde el Obelisco y hacia el Consulado chileno.

–En 2006, los “pingüinos” surgieron como un actor político que demandaba cambios estructurales. Muchos de esos jóvenes vuelven a manifestarse hoy por la reforma del sistema educativo.

–Ese fue el primer atisbo de un recambio generacional y de una mirada más crítica y libre sobre cómo se venía manejando la educación. La relación entre los “pingüinos” y el actual movimiento de estudiantes es clara. Son los mismos chicos que en aquellas movilizaciones hicieron un tremendo esfuerzo y todo Chile se convenció de que la educación tenía que cambiar.

–¿Qué aprendieron de aquella experiencia?

–Hoy planteamos una demanda más estructural. No vamos a repetir las concesiones de 2006 para que el día de mañana salga una ley impulsada por la derecha o los sectores más conservadores.

–¿A qué concesiones se refiere?

–Al tema de la estatización de los secundarios o al fin del lucro en la educación, cuestiones que se llevaron a una mesa de diálogo desde donde salieron propuestas que debían respetarse. La Ley General de Educación sólo aumentó las subvenciones para los colegios municipales, no tomó en cuenta la desmunicipalización ni la estatización de los colegios.

–¿Ese escenario de propuestas incumplidas por la Concertación se renueva con la oferta del presidente Sebastián Piñera?

–Las becas que ofrece el gobierno son dirigidas a universidades privadas que no garantizan calidad, no hacen investigación y que nacieron para lucrar. Son universidades con altas tasas de deserción y poco índice de inserción laboral. Primero, planifiquemos la educación para determinar cómo y a quién se le va a entregar ese recurso.

–En ese reclamo subyace un fuerte rechazo a un modelo político elitista y concentrador.

–Desde la Confech nos declaramos en contra de la educación de mercado y del proyecto económico neoliberal. Cada año vemos cómo los derechos del pueblo son aplastados por los intereses empresariales. Esta crisis que refleja la educación y que hace meses se vivió en el sector energético mañana se reflejará en el mundo de los trabajadores.

–Esa perspectiva se vuelve evidente en la adhesión estudiantil al paro convocado por la Central Unitaria de Trabajadores.

–Históricamente, hemos compartido la lucha. Marchamos convencidos de que el movimiento popular en Chile se va a levantar en base a la organización de esos sectores. Las transformaciones políticas y económicas que queremos realizar van por ese lado.

–Precisamente, trabajadores y estudiantes coinciden en la necesidad de renacionalizar la explotación del cobre.

–La utilidad que el sector privado se lleva de la extracción del cobre alcanza para pagar educación, salud y vivienda. La renacionalización del cobre podría convertir a Chile en un país con posibilidad de hacer grandes aportes en ciencia y tecnología. Por eso, debe plantearse una nueva reforma tributaria hacia las empresas que explotan el cobre.

–Piñera señaló que nada es gratis en esta vida y que alguien tiene que pagar. ¿Cómo analizan esas expresiones?

–El presidente Piñera representa a un sector de la sociedad que considera que la labor individual debe primar sobre lo colectivo. La única manera de garantizar la educación como un derecho humano fundamental es entregarla gratuitamente.

Disculpe las molestias... estamos construyendo un país mas justo

Estamos viviendo un momento de mucho potencial en la construcción o recuperación de nuevos proyectos de sociedad. Después de tantos años de una aparente calma, vemos como los movimientos sociales comienzan a ocupar las calles y la atención de la opinión publica, que ya no puede hacerse la indiferente tratando de evitar el debate, por que ineludiblemente siente que de alguna manera el problema también le afecta, le aproblema y quiere solucionarlo.

Haciendo el sano ejercicio de poder reconocer que es lo que nos afecta y ver como esto se puede relacionar con un sentimiento de cohesión social para la posterior construcción, es que podemos tomar diversos elementos y ver como están conectados entre si. Educación, salud, trabajo, vivienda, pensiones, matrimonio, cultura, etnias y otros mas, son temas que definitivamente nos importan, son parte de nuestra vida y queremos mejorarlos, sin embargo, igualdad, justicia, participación, inclusión, tolerancia, respeto, en fin, derechos fundamentales de los seres humanos, de la naturaleza y del planeta, hoy son difícil de incorporar por lo que parece ser la gran piedra de tope, el sistema político-económico vigente, pero que definitivamente nos reúnen en estos espacios que están siendo renovados y llenados de contenido; hablo de los movimientos sociales.

Superar hoy los elementos que unen a la gente entorno a la reacción y el rechazo, para volver a llenarnos de contenido a través de un análisis crítico y auto crítico, siendo pro positivos e incorporando elementos nuevos, apostando a construir en la diversidad, es un gran desafío. La tendencia de hoy de quedarnos en el rechazo todo lo que no ha funcionado bien, por que sentimos que que el diagnostico es acertado, es honesto y nos representa, puede ser muy peligrosa, por que tiende a seguir buscando elementos negativos donde a veces no existen o no se dan como absolutos. Poder reconocer la diversidad como base para la construcción es el primer elemento para salir de esa tendencia, ya que nos permite salir de los absolutismos y abrirnos para llenarnos de nuevos y viejos contenidos que resuelvan los verdaderos problemas (económicos, políticos, sociales, étnicos, etc) a través de grandes proyectos alternativos que transformen a la sociedad.

Hoy perfectamente podemos llenarnos de contenidos y formación política que nos permitan enfrentar los desafíos que tenemos por delante. Conocer las causas de la actual crisis global del sistema económico imperante; expresado y evidenciado en la crisis sub prime de EEUU o en las constantes huelgas de Europa generadas por el recorte de presupuestos sociales para salvar la banca privada en desmedro de los trabajadores; son esenciales para para entender por que hoy por ejemplo la educación debe ser un negocio para el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio. El pensamiento Latino americano en este ámbito, también tiene mucho que ofrecer ya que plantea alternativas de liberación a los modelos políticos y económicos importados como latas de conserva, sobre todo desde la perspectiva de los pueblos indígenas, que lejos del antropocentrismo, han sabido generar una armonía con todo lo que vive en la naturaleza y alrededor de ella. Las ideas emancipadoras que impulsó Marx a través de su completo trabajo hace tantos años atrás y que en muchas partes del mundo lograron ganar el debate de las ideas, no pueden ser desechadas simplemente por haber sido aplastadas militarmente a través de la fuerza, sino que de deben ser tomadas como insumo para encontrar los caminos de la igualdad y justicia social que tanto buscamos en la actualidad.

Hoy en Chile y en otras partes del mundo, son las calles y los espacios públicos los que se interrumpen para detener el avance en la naturalización de estas injusticias, a través de movilizaciones alegres y con un apoyo popular sin precedentes. No debemos asustarnos ni incomodarnos de nuestras organizaciones sociales, ya que son grandes plataformas de construcción políticas que llegaron para quedarse y ser la base de una nueva articulación político-social que permitan realizar todas las transformaciones que tanto anhelamos.
Se ha producido un error en este gadget.